Tierra y Luna

El Paleógeno: Paleoceno, Eoceno y Oligoceno

El Paleógeno: Paleoceno, Eoceno y Oligoceno

La era geológica más reciente, la Era Cenozoica, abarca los últimos 66 millones de años y, generalmente, se divide en tres períodos conocidos como Paleógeno, Neógeno y Cuaternario.

El Cenozoico es la era de los mamíferos. Estos animales, una vez extinguidos los dinosaurios a finales del Cretácico, prosperaron y se diversificaron hasta ser la fauna más característica de la Tierra. Los primates superiores surgieron hace unos 30 millones de años. Uno de ellos evolucionó hasta convertirse, hace unos 200.000 años, en la especie Homo sapiens, la nuestra.

Los dos primeros periodos, Paleógeno y Neógeno, se reunían antes en la llamada Era Terciaria o periodo Terciario, pero esta división ya no se usa.

El Paleógeno: mamíferos y grandes cordilleras

El Paleógeno o Terciario temprano es la primera parte de la escala temporal en que se divide la Era Cenozoica. Los continentes se acercan al aspecto y situación actuales, aunque, al principio, el océano Atlántico era bastante más estrecho y lo que ahora es la península india se encontraba viajando desde el sureste de África hasta su ubicación actual.

El Paleógeno se divide en tres épocas: Paleoceno, Eoceno y Oligoceno:

•» El Paleoceno abarca el intervalo transcurrido entre 66 y 56,5 millones de años atrás. Marca el paso final en la desmembración del supercontinente Pangea que empezó a separarse en los comienzos del Mesozoico temprano. Los movimientos de la tectónica de placas separaron finalmente la Antártida de Australia. En el hemisferio norte, el fondo marino en expansión del Atlántico norte ensanchado alejó Norteamérica de Groenlandia.

Al haber desaparecido los dinosaurios al final del periodo precedente (el Cretácico), la vida mamífera empezó a dominar en la Tierra. Al principio fueron pequeños, nocturnos y con alimentación herbívora o insectívora. Al final del periodo ya había roedores, grandes herbívoros y carnívoros que cazaban a otros mamíferos, aves y reptiles.

Al principio hubo una especial abundancia de helechos, que suelen ser las primeras plantas en colonizar suelos dañados por incendios. Más adelante aparecieron plantas modernas, palmeras y cactus. El clima fue fresco al principio, pero después se hizo cálido y húmedo.

El final del Paleoceno estuvo marcado por un cambio climático muy brusco (Máximo Térmico del Paleoceno-Eoceno) que elevó 6 ºC la temperatura media de la Tierra en apenas 20.000 años y provocó la extinción de unas especies, la evolución forzada de otras y la subida del nivel de los océanos.

•» El Eoceno comenzó hace unos 56,5 millones de años y finalizó hace 34 millones de años. En el hemisferio occidental esta época supuso el alzamiento de las grandes cadenas montañosas que se extienden hacia el norte y el sur en el oeste de América. El supercontinente Laurasia siguió fragmentándose.

El subcontinente índico, desgajado de África durante el Cretácico, se unió con Asia hace unos 50 millones de años. Sobre las llanuras del noreste de la India corrieron ingentes cantidades de basalto fundido. Arabia se unió con Eurasia hace unos 35 millones de años. Como consecuencia de estas colisiones se produjo el gran plegamiento alpino que levantó las cordilleras de Asia y el Sur de Europa, como El Himalaya, los Alpes y los Pirineos.

El clima era al principio cálido y húmedo. La diferencia de temperatura entre el ecuador y los polos era la mitad de la actual. Pero la gran cantidad de lluvias cerca de los polos los cargó de agua dulce, y la nueva configuración de los continentes, que los aislaba de las corrientes ecuatoriales, hizo que se enfriaran y que empezaran a formarse casquetes polares.

La evolución de nuevos órdenes de mamíferos, iniciada en el Paleoceno, siguió adelante. Aparecieron los marsupiales, los lémures y animales ungulados primitivos, a partir de los cuales fueron evolucionando diversos grupos como los caballos, los rinocerontes, los cerdos y los camellos. También aparecieron otros grupos modernos, como murciélagos y primates.

Los carnívoros de aquel entonces, llamados creodontos, fueron el tronco del que evolucionarían los cánidos y los felinos modernos. El final de esta época fue testigo de la primera adaptación de los mamíferos a la vida marina.

•» El Oligoceno se inició hace unos 34 millones de años y finalizó hace 23 millones de años. Continuaron, sin pausa desde el Eoceno, las colisiones entre placas de la corteza terrestre. Se acabó de cerrar el extremo oriental del mar de Tetis, dejando en su lugar un residuo muy mermado, el Mediterráneo. Mientras tanto, la placa australiana chocaba contra la indonesia, y la norteamericana había empezado a solaparse sobre la placa del Pacífico. En la Península Ibérica se levantaron las cordilleras Ibérica y Cantábrica occidental.

Sudamérica se separó definitivamente de la Antártida y empezó su deriva hacia el norte. Esto permitió que se formase la Corriente Circumpolar Antártica, que cerró definitivamente el paso a las aguas cálidas y favoreció la formación de glaciares en la Antártida, antes cubierta por bosques. Como consecuencia, bajaron los niveles en todos los océanos.

El clima siguió siendo subtropical y húmedo en toda Norteamérica y Europa, pero había comenzado una tendencia al enfriamiento global a largo plazo, que siguió en el Mioceno y culminó en los periodos glaciales del Pleistoceno.

El Oligoceno empezó con una extinción, poco severa, que sustituyó parte de la fauna europea por otra asiática. Los mamíferos estaban ya establecidos como forma de vida terrestre dominante. Entre ellos, camellos del tamaño de ovejas y los primeros elefantes, carentes tanto de colmillos como de trompa.

Los creodontos se habían diferenciado ya para dar lugar a los antecesores de los actuales perros y gatos. Los roedores estaban muy extendidos, y entre los primates se encontraban el tarsero y el lémur. De los estratos del Oligoceno se han extraído huesos de los primeros monos del Viejo Mundo, así como los de una única especie de gran simio.

Descubre más:
• Nacimiento de la cordillera del Himalaya
• El Máximo Térmico del Paleoceno-Eoceno
• Formación de montañas: los plegamientos


◄ AnteriorSiguiente ►
El Mesozoico: Jurásico y CretáceoEl Neógeno: Mioceno y Plioceno